Este artículo está dedicado para todas aquella personas que estén pasando por un momento difícil al haber perdido alguna habilidad (sea física o mental).  Te indicaré qué es lo que tienes que hacer una vez que hayas procesado emocionalmente la pérdida y te encuentres del otro lado. Para que saques provecho de esta etapa lo importante es enfocar nuestra actitud, capacidad y recursos en una dirección positiva. Todos tenemos una grandiosa oportunidad de llevar una vida feliz, productiva y placentera.

Handicap vs Discapacitado

Como ya bien sabemos, la actitud juega un papel muy importante en nuestro futuro. ¿Cómo vemos nuestra propia condición? En lo personal a mi no me agrado en absoluto cuando cambiaron la terminología de discapacidad. La palabra Handicap significa que estás pasando por una desventaja, mientras que, discapacitado significa que no puedes estar en el juego.

Por lo tanto, lo primero que debe hacerse es dejar de verse a sí mismo en términos de discapacidad. Tengo buenos conocidos que tenían trabajos productivos y familias felices que eran ciegas, sordas, sufrían de parálisis cerebral o amputación. Si deseas vivir una vida feliz y productiva, debes comenzar a verte a ti mismo, no como discapacitado, sino como alguien que tiene una discapacidad que superar.

Claro, no estamos dejando de lado el hecho de que existen discapacidades físicas y mentales severas que requieren el apoyo total de los demás para sobrevivir, pero si puedes comprender lo que estoy diciendo,  me refiero a que no tienes nada tan grave … así que comienza a concentrarte en lo que tienes en lugar de lo que has perdido .

Enfoque Positivo de Habilidades

Para que te enfoques  en tu capacidad, necesitas volcar todas las etiquetas que te clasifican por tu impedimento. Por ejemplo, cuando no podía utilizar mi brazo derecho, decidí aprender a ser zurdo. Al principio, mi escritura fue lenta y descuidada, pero me centré en la capacidad de mi brazo izquierdo en lugar del izquierdo. Si tienes ceguera, no te centres en ello sino en tu oído, el olor, gusto, tacto y tus ingeniosas habilidades mentales.

Realiza un inventario de todas las habilidades, talentos que tienes y comiences a encontrar cosas que puedas hacer para capitalizarlas. Por ejemplo, si sufriste de adicciones, errores, pérdidas y enfermedades crónicas, estas te hacen fuerte, sensible y útil para las personas que están pasando por experiencias similares.

Supongo que, de alguna manera, mis discapacidades se han convertido en mis habilidades. Es por esta razón que debes tomarte tu tiempo para hacer un inventario honesto de lo que si tienes, en lugar enfocarte  en lo que ya perdiste, y es muy probable que te des cuenta que cuentas con muchos más recursos de lo que imaginas.

Obtención de información y recursos

Una vez que hayas ajustado tu actitud y evaluado tus capacidades, es hora de comenzar a reunir otros recursos. El desarrollo de recursos será un trabajo de tiempo completo hasta que cuentes con un trabajo de tiempo completo.

Realmente puedes llegar aprender mucho en Internet.

Disability Info es un grandioso lugar para empezar tu investigación sobre los recursos que están disponibles para ayudarte (sea cual sea tu impedimento o discapacidad). Lee y aprende todo lo que puedas encontrar. Una vez que te hayas decidido por un campo de interés que te gustaría seguir, investiga todo lo que puedas para descubrir cómo se puede solucionar tu problema. No dejes de lado la ayuda que te puedan proporcionar tus amigos y familiares, solo recuerda que la dependencia es fácil de desarrollar, pero es sumamente dañina para ti y para los demás.

Una vez que hayas  ajustado tu actitud, centrado tus habilidades y reunido tus recursos, es hora de salir, tropezarse, fallar, levantarse y ¡volver a intentarlo!

 

2017-11-24T12:23:21+00:00